LUGARES DEL YO

¿Cómo podemos distanciarnos y conseguir una soledad voluntaria tan ausente en nuestros días? Anhelados instantes. Momentos efímeros y fugaces. Búsqueda de un tiempo único, personalísimo, sentimental, desgastado y emocionado.

Heredamos al nacer impulsos con una determinación genética para satisfacer necesidades innatas. “Herencia” modificada por el contexto. Sumergidos en mandatos, prohibiciones y restricciones. Nos queda, ser árbitros, para mantenernos vivos socialmente, y en “nuestros lugares del Yo”. Lugares mentales donde nos enfrentamos a pensamientos y recuerdos, imaginación y creatividad, miedos y dudas; refugio privado, libre de protección. Fuera el mundo se mueve a una velocidad vertiginosa, pero mi mundo lo mantengo estático. Cuando lo necesito, lo busco y ahí está.

“Lugares del Yo” representados en parejas de imágenes. En cada pareja aparece un lugar manipulado, mientras que su compañera muestra una escena sin alteración alguna, con el objetivo de unir ambos mundos en un mismo lugar.

Leer más

error:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad